Día de la memoria – Memoria eguna

Apenas 21 días después del cese definitivo de la actividad armada de ETA nos encontramos celebrando la segunda edición del Día para la Memoria. La elección de la fecha no es aleatoria, la banda terrorista sólo nos dejó este día sin aniversarios que lamentar.

Es, sin embargo, decepcionante que llegue una fecha tan señalada con tan palpable falta de unidad. No ha sido posible una ofrenda ni un comunicado conjunto debido a pequeños matices pero también a algo mucho más fundamental: la definición de víctima.

Frente al Parlamento Vasco lucían esta mañana dos ofrendas florales reflejo de las diferencias ideológicas de lo que se entiende por víctima. A este respecto el lehendakari Patxi Lopez podría haber hablado más alto pero no más claro “El que muere queriendo matar no es una víctima, es un asesino frustrado”. También ha incidido en la importancia de recoger cada una de las experiencias de las víctimas de la violencia, para construir una “verdad compartida”.

Esta misma idea estuvo muy presente ayer en el EncuentroPORlaMemoria, que se llevo a cabo de la mano de Iñaki Gabilondo y la Cadena Ser en el teatro Campos Elíseos de Bilbao. Sociólogos e historiadores remarcaron la necesidad de registrar todos los relatos de todas las víctimas y quienes se hayan sentido perjudicados, para que lo que ha pasado aquí estos cincuenta años no se pierda sin remedio. Bien sabemos las consecuencias de cerrar las heridas en falso y aunque costará conseguir un relato común de los últimos 50 años, a nada nos lleva otro Pacto del Olvido.

En este día de la Memoria se siente la falta de un paso fundamental en el proceso, y es que la pelota de ninguna manera se encuentra en el tejado del Gobierno, la izquierda abertzale y el entorno de la banda terrorista tiene que hacer un reconocimiento del daño causado. El reconocimiento del daño es imprescindible para alcanzar algún día un relato compartido.
Reivindiquemos la Memoria como, en palabras del lehendakari, “muro de contención frente a posibles tentaciones totalitarias en el futuro”. El gran desafío para Euskadi es convertir la experiencia amarga en conciencia popular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s