Súmate al 28J y #dalacara

La pasada legislatura se hicieron muchos avances a favor de la normalización del colectivo homosexual, como la aprobación de la  ley de matrimonio gay, el derecho de adopción y las sentencias en contra de la discriminación. Pero esta igualdad legal no ha sido sinónimo de igualdad real en la calle. No puede haber normalización sin visibilidad y esto es algo que el colectivo lésbico no ha conseguido todavía. Faltan referentes, falta presencia mediática, es necesario que las personalidades culturales, políticas, científicas etc. se animen a dar el paso como señal de normalización que favorezca la visibilidad en el día a día.

Mientras tanto desde JSE-Egaz nos hemos propuesto sacar un marco a la calle para que todo el que apoye la igualdad y la visibilidad pueda mostrarlo dando la cara. Este 28J estaremos en la manifestación del Día del Orgullo Gay en Bilbao y retrataremos a todo el que se anime a dar la cara por la visibilidad. Luego subiremos esas fotos a una página web para que todos podáis tener vuestra foto.

¡Si apoyas la causa, acércate y da la cara por la visibilidad lésbica!

Anuncios

Sanidad en Jaque III

Comentábamos en anteriores artículos de esta pequeña serie cómo los medios de derechas y el Partido Popular faltaban a la verdad respecto a lo excesivo de nuestro gasto sanitario (Sanidad en Jaque I) y las bondades de la gestión privada de los centros sanitarios (Sanidad en Jaque II). A día de hoy tenemos que lamentar que todos esos sesgados puntos de vista vayan a tener su corolario en el Congreso, ya que hoy se aprobará la Reforma del Sistema Sanitario.

La presente Reforma representa toda una declaración de intenciones de este Gobierno. Hay cuatro puntos de la misma que me parecen especialmente importantes:

–          El Copago No-Asistencial

Con el aumento de los porcentajes de copago farmacéutico se han introducido nuevas facturas a cuenta del ciudadano como por ejemplo el transporte sanitario no urgente, los productos ortoprotésicos, y los nutricionales. De esta manera pasamos de un sistema que utiliza quien lo necesita a uno que paga quien lo utiliza, la diferencia es abrumadora y destruye el concepto de solidaridad social en el que se basan nuestros servicios públicos.

–          Cese de la atención a Inmigrantes

A partir del 31 de agosto los extranjeros sin permiso de residencia no tendrán derecho a atención sanitaria más que de urgencia y la necesaria para embarazadas y menores. Esta medida es cruel y egoísta, pero además representa una escandalosa estrechez de miras que no solamente fallará en su empeño de reducir gastos sino que pone en peligro a toda la ciudadanía. En primer lugar los enfermos que no puedan acceder a una consulta de atención primaria se dirigirán a urgencias saturando un servicio que ya está masificado y generando un gasto mayor, puesto que una consulta de urgencia es tres veces más cara. Por otro lado supone un riesgo sanitario, los avances científicos y la creación en occidente de servicios de salud públicos de calidad nos ha hecho olvidar el poder horizontalizador de las enfermedades infecciosas (como la tuberculosis, muy contagiosa y frecuente entre inmigrantes, o el VIH), un enfermo no controlado es un enfermo que contagia.

–          El estatus de asegurado

Hemos disfrutado de un sistema en el que el ciudadano era titular de un derecho de asistencia sanitaria con cargo a fondos públicos. Con la reforma aparece un concepto nuevo: la condición de asegurado. El asegurado costea su derecho a utilizar el sistema. Para ostentar la condición de asegurado es necesario tener empleo, ser pensionista o recibir, o haber agotado, la prestación por desempleo. Serán beneficiarios de un asegurado a su vez, su cónyuge y sus hijos menores de 26 años. Quedan de esta manera  en un limbo de inseguridad e indefensión aquellos jóvenes mayores de 26 años que no hayan cotizado nunca, en un país con un 48% de paro juvenil.

Con el nuevo modelo pasamos de tener derechos a pagarnos derechos.

 –          Expropiación de plazas de funcionarios

Con la nueva reforma los médicos y enfermeros que aún mantienen el estatus de funcionario del SNS deberán renunciar al mismo antes del 1 de diciembre de 2013 para pasar a ser personal estatutario fijo o, en caso de negarse, pasar a desempeñar funciones de administrativo en otras áreas. Esto sienta un peligroso precedente para el Sector Público y podría representar el primer paso en la destrucción del funcionariado.

Resultaría ingenuo cerrar los ojos a que todas estas medidas parecen destinadas a acercarnos a un proyecto ulterior, tanto el aumento gradual del copago, como la introducción del concepto de asegurado y la destrucción del funcionariado sanitario parecen pasos sucesivos abocados a la privatización de un sector fundamental para la sociedad.

La gestión privada no se mueve por el interés general sino en pro de la generación de beneficios. Para generar beneficios es necesario que se den dos situaciones, o bien una masa grande que precise el mismo producto barato o una élite adinerada que demande y pueda costear un producto de lujo. Ninguna de las dos situaciones son posibles un Sistema Nacional de Salud que cumpla su función: intentar mantener la salud de la población, asistir al enfermo y prevenir la enfermedad. Un sistema con semejante tarea difícilmente será rentable, pero es necesario, es posible y puede organizarse de una manera eficiente.

Esta deriva resulta inadmisible, debemos recordar las tesis dolorosamente actuales de Olof Palme sobre la necesidad de mantener el carácter público de los servicios sociales. El progresivo debilitamiento de los servicios sociales públicos lleva a una dualidad de servicios donde los sanos y adinerados darán beneficios al sistema privado mientras que pobres y enfermos serán subsidiarios de un sistema público infradotado y servicios de beneficencia. “Un servicio para pobres siempre será un pobre servicio”.     ¿Qué clase de sociedad es la que descuida a sus enfermos?

De sinfonías y personas

Me aprovecho del espacio que me brinda el blog de mi agrupación local, JSE-Egaz Zona Minera para acercaros esta anécdota que escuche el pasado miércoles en una conferencia de la Fundación Ramón Rubial.

El presidente de una corporación industrial recibió dos entradas para una audición de la Sinfonía Inconclusa del maestro Schubert que haría la Orquesta Sinfónica en el Teatro Nacional. Como tenía una cita previa y no podía asistir al concierto, decidió regalarle las entradas al jefe del departamento de reingeniería de procesos de su firma.

Al día siguiente, el presidente le preguntó si había disfrutado del concierto y, en lugar de expresarle su agradecimiento, el ingeniero le dijo que le haría llegar el informe correspondiente a la audición. Decía así:

INFORME

Fecha: Mayo 24 de 2001

De: Director de Reingeniería

A: Presidente de la Junta Directiva.

Ref.: Análisis técnico de una Sinfonía inacabada o inconclusa.

Después de agradecerle su obsequio de las entradas para el concierto de Schubert al cual asistí con mi esposa anoche, en razón de mi cargo en esta compañía me veo en la obligación de hacerle mención de algunos problemas que percibimos desde el palco.

1. Durante largos períodos los oboes, no tenían nada qué hacer. Creo que se debería reducir el número de ellos y repartir el trabajo entre el resto de la orquesta, evitando así los frecuentes espacios de inactividad.

2. Observé además que los doce violines ejecutaban las mismas notas. En mi concepto esto es una duplicación innecesaria y el personal de esa sección debería ser drásticamente reducido. Si lo que se requiere es un mayor volumen de sonido, es mejor utilizar un buen amplificador.

3. Se hizo mucho esfuerzo en la ejecución de las semifusas: en mi opinión, este es un refinamiento excesivo. Por lo tanto, se recomienda redondear todas las notas a la fusa más cercana; de esta manera se podrían reemplazar los músicos expertos por músicos principiantes que resultan menos costosos.

4. Me parece inútil la repetición con instrumentos de viento de los pasajes que ya interpretaron las cuerdas. Si se eliminaran todos los pasajes redundantes, el concierto podría reducirse de dos horas a veinticinco minutos con los mismos resultados.

5. Encuentro también inútil la presencia física del ejecutante del triángulo, que trabaja poco y podría ser reemplazado por un oboísta en los tiempos que permanece inactivo.

6. Dado que cada músico tiene su partitura al frente, considero que el papel de director es inoficioso, puesto que su trabajo no añade valor a la orquesta, y ni siquiera la batuta que usa produce algún sonido.

Según este análisis, puedo afirmar que si el compositor Franz Schubert hubiera conocido la reingeniería, definitivamente habría podido concluir su sinfonía y ser más eficiente en el uso de la orquesta y el tiempo.

Atentamente,
Ing. Pérez, MBA
Director General del Depto. Reingeniería

En la conferencia “Educación XXI” Isabel Celaá hablaba del valor añadido en la educación, de que no se puede permitir que sólo se garantice la educación de las élites.  A mi me sirve para reflexionar sobre el factor humano, las diferencias que marcan las personas en los proyectos. Lo que suman, los matices. Cómo se quieren pervertir las sinfonías para simplificarlas, convertirlas en solos de violín, con la excusa de que sólo los elegidos, por su larga trayectoria, pueden ejecutar de la manera correcta, que siempre es la suya, las notas del concierto de muchos.

Sanidad en Jaque II

Segunda parte de la serie Sanidad en Jaque, sobre el ataque del conservadurismo a la Sanidad Pública. Ver la primera parte.

En el camino hacia la privatización sanitaria encontamos varios escalones. En 1987 el Banco Mundial recomendaba a los gobiernos disponer de un marco en el que unos proveedores, generalmente privados, tuvieran un incentivo para ofrecer a las familias servicios que estas desean y por los que están dispuestos a pagar, incluyendo los servicios sanitarios o el suministro de aguas, por ejemplo. En su propuesta de actuación el primer paso era trasladar a los usuarios los gastos en la utilización de las prestaciones, es decir, el copago; el segundo y tercero ya eran ofrecer esquemas de aseguramiento utilizando recursos privados. Entre esos dos pasos hay un escalón intermedio, las Iniciativas de Financiación Privada (PFI), que ya se ha puesto en marcha en Comunidades Autónomas como Madrid, Valencia o Castilla La Mancha, todas gobernadas por el Partido Popular.

Mediante esta fórmula, empresas privadas financian la construcción de hospitales para el sistema público. La Administración pública presta y controla lo estrictamente sanitario (aunque en algunos casos también se traslada y estaríamos entonces hablando de una concesión administrativa), paga un canon anual a las empresas durante el tiempo acordado, que oscila entre los 30 y los 60 años, y les subcontrata la construcción, mantenimiento, limpieza, seguridad, catering, hostelería, servicios auxiliares, logística, gestión de la documentación y administración de los centros.

Las bondades que se le atribuyen son siempre las mismas: Gestión más eficiente y reducción del gasto sanitario. La experiencia ha demostrado que no son legítimas, veamos por qué:

¿Conllevan las IFP una disminución del gasto sanitario?

Debido a que la inversión inicial es privada es verdad que en un primer momento estos sistemas permiten hacer frente a grandes proyectos sin aumentar el déficit. Sin embargo, lo que se hace en realidad es hipotecar el futuro, puesto que si bien los pagos negociados de arrendamiento no se presupuestan, son compromisos económicos que deberán cumplir los sucesivos gobiernos durante décadas.

Por otro lado se ha demostrado que a largo plazo el desembolso es mucho mayor. Esto ocurre por dos razones: en primer lugar porque para financiarse las empresas deben hacer frente a un interés mayor que la administración y en segundo lugar porque el sector privado debe producir beneficios para sus inversores. Encontramos un ejemplo cercano en la Comunidad de Madrid. El Gobierno de Esperanza Aguirre promovió la construcción de siete hospitales de modelo PFI presupuestados en 761 millones de euros, pero el coste que deberán abonar los contribuyentes durante los siguientes años asciende a 4284 millones. Más globalmente encontramos el caso del Reino Unido donde se ha demostrado un aumento medio en el gasto entre el 72% y el 85% desde la aplicación de este modelo.

¿Es la gestión sanitaria privada más eficiente?

La eficiencia es un concepto interesante, hace referencia a la relación entre los recursos empleados y los resultados obtenidos  pero puede variar enormemente en función de cuáles sean los resultados esperados, ya sea la mejoría de los parámetros sanitarios de una sociedad o una retribución económica. Los hospitales PFI no han sido planificados para atender las necesidades de la población, sino para obtener la máxima rentabilidad de una inversión. Son prácticas frecuentes el recorte de prestaciones, la disminución del número de camas y la selección de riesgos, consistente en derivar a los pacientes crónicos y las patologías más complejas y costosas a hospitales públicos. Además suelen contar con plantillas más reducidas, salarios inferiores y condiciones laborales más precarias.

Al margen de todas las consideraciones económicas hay que señalar que estos hospitales son generalmente peor valorados por los usuarios, lo que evidencia que estas iniciativas a parte de no mejorar la gestión, tampoco mejoran el servicio y simplemente abren un nuevo mercado de lucro a costa de las necesidades sanitarias de los ciudadanos.

Sanidad en jaque I

Para muchos de los que nacimos de la mano del Sistema Nacional de Salud resulta desconcertante ver el sistemático ataque al que está siendo sometido durante los últimos meses. Desde la llegada de las derechas al poder regional y nacional el Sistema de Salud ha llegado a considerarse “inviable”“insostenible”  o “chapuza”, mientras que desde el exterior la percepción es radicalmente distinta. Nuestro sistema no sólo es universal, moderno y eficaz sino que la OMS lo sitúa el sexto más eficiente a nivel mundial.

A pesar de ello, algunos sectores de la sociedad consideran que el gasto sanitario es excesivo en estos tiempos de crisis y proponen el copago como impuesto sobre el servicio, a pagar por el usuario. Los más moderados proyectan una tasa de carácter disuasorio para evitar el abuso al que, dicen, se somete el sistema. En realidad, disuasoria o recaudatoria, esta medida no es solo injusta y cruel sino que es ciegamente cortoplacista. Es injusta porque obliga a hacer un esfuerzo económico superior al enfermo, cuando es evidencia médica que la prevalencia de enfermedad es mayor en las personas de bajo nivel socioeconómico. Es cruel porque tasa el bienestar de una persona que acude al sistema necesitada en un momento de debilidad. Y por encima de todo es un desastre de planificación sanitaria a largo plazo. La gran mayoría de los avances en medicina de los últimos tiempos se basan en la detección y tratamiento precoz, teniendo en cuenta que una biopsia, una pastilla o sencillamente el cambio en el estilo de vida a tiempo, ahorra sufrimiento al enfermo y dinero al sistema. El aplazamiento de una consulta de atención primaria origina más tarde costosos tratamientos oncológicos, farmacológicos o quirúrgicos que aumentarán el gasto sanitario.

Desde JSE-Egaz Zona Minera creemos que la universalidad de la sanidad española, su libre acceso y su internacionalmente reconocida eficiencia son un motivo de orgullo y defendemos la necesidad de mantenerlos como tales. En este sentido deberían tomarse en consideración medidas como las que propuso Rubalcaba en su programa, dirigidas a optimizar los recursos. Por ejemplo, fomentar la compra de medicamentos, productos sanitarios, equipos y tecnologías asistenciales de manera centralizada; implantar criterios comunes de eficiencia energética; financiar sólo el medicamento eficaz más barato o mejorar la gestión de los cobros del SNS a terceros.

Es cierto que el gasto sanitario será mayor en el futuro, el aumento de la esperanza de vida y la cronificación de enfermedades antes mortales precisarán que desarrollemos nuevas estrategias. Pero nuestra sanidad pública no es un lujo como quieren hacernos creer, sino un derecho, otorgado por nuestra recién homenajeada Constitución. De modo que, en la medida de lo posible, tratemos de encontrarle a este problema salidas por la izquierda.

Euskararen eguna

Gaur, abenduak 3, euskararen eguna ospatzen dugu Euskadin. Meatzaldeko Gazte Sozialistek, guztiona den hizkuntza honi omenaia egin nahi diogu, politikarengandik bereiziz, kultura bezala bakarrak eta apartekoak egiten gaituen ezaugarri moduan aldarrikatuz. Izan ere, euskara arma gisa erabiltzeak ez du geure hizkuntza kaltetu baino egiten, eta ondorioz euskal gizarteari aipua kentzen dio.

Orain arte, gizarte bezala eman ditugun pausoek geure hizkuntzaren oinarria finkatu dute, geure izaeraren parte izaten jarraituko duela bermatu dute. Hemendik abiatuz normalizazioaren bidetik jarraitu eta guztion ahaleginaren bitartez, euskarari merezi duen garrantzia itzuli behar diogu, ez lengoaia zaharkitu eta agurgarri moduan, baizik eta zor diogun kemen eta gaurkotasunarekin.

Atzo bertan, ehun urtean behin gertatzen diren kasualitate bat izango balitz bezala, berbalagun programan parte hartzen zeuden neska-mutil batzuekin egin nuen topo arratsaldeko kafea hartzen nengoela, sarrera honetan zer kontatu behar nuen pentsatuz. Ez da gauza arraroa horrelako talde batekin topatzea, baina hain gazteak zirenez deigarria iruditu zitzaidan. Hamabost edo hamasei urte izango zituzten. ‘Zerbait ondo egiten ari garenaren seinale’ pentsatu nuen.

Lengoaiaren inguruan osatzen dugu gure nortasuna, batez ere gazteak garen bitartean hartzen ditugun erabakien bidez. Gaur egun gazte euskaldun guztiok daukagu euskara ikasteko aukera, eskola publiko zein pribatuetan, institutuetan eta euskaltegietan, baina aukera izateak ez du beti interesa pizteko ezta zabaltzeko balio, hau da aurretik daukagun erronka nagusia. Etorkizuna ez da gazteok euskaraz hitz egiteko ahalmena eta baliabideak izan ditzagun, baizik eta euskaraz bizitzeko nahia eta gogoa.

Día de la memoria – Memoria eguna

Apenas 21 días después del cese definitivo de la actividad armada de ETA nos encontramos celebrando la segunda edición del Día para la Memoria. La elección de la fecha no es aleatoria, la banda terrorista sólo nos dejó este día sin aniversarios que lamentar.

Es, sin embargo, decepcionante que llegue una fecha tan señalada con tan palpable falta de unidad. No ha sido posible una ofrenda ni un comunicado conjunto debido a pequeños matices pero también a algo mucho más fundamental: la definición de víctima.

Frente al Parlamento Vasco lucían esta mañana dos ofrendas florales reflejo de las diferencias ideológicas de lo que se entiende por víctima. A este respecto el lehendakari Patxi Lopez podría haber hablado más alto pero no más claro “El que muere queriendo matar no es una víctima, es un asesino frustrado”. También ha incidido en la importancia de recoger cada una de las experiencias de las víctimas de la violencia, para construir una “verdad compartida”.

Esta misma idea estuvo muy presente ayer en el EncuentroPORlaMemoria, que se llevo a cabo de la mano de Iñaki Gabilondo y la Cadena Ser en el teatro Campos Elíseos de Bilbao. Sociólogos e historiadores remarcaron la necesidad de registrar todos los relatos de todas las víctimas y quienes se hayan sentido perjudicados, para que lo que ha pasado aquí estos cincuenta años no se pierda sin remedio. Bien sabemos las consecuencias de cerrar las heridas en falso y aunque costará conseguir un relato común de los últimos 50 años, a nada nos lleva otro Pacto del Olvido.

En este día de la Memoria se siente la falta de un paso fundamental en el proceso, y es que la pelota de ninguna manera se encuentra en el tejado del Gobierno, la izquierda abertzale y el entorno de la banda terrorista tiene que hacer un reconocimiento del daño causado. El reconocimiento del daño es imprescindible para alcanzar algún día un relato compartido.
Reivindiquemos la Memoria como, en palabras del lehendakari, “muro de contención frente a posibles tentaciones totalitarias en el futuro”. El gran desafío para Euskadi es convertir la experiencia amarga en conciencia popular.